12 – PINTURA CRETENSE (1)

por / lunes, 26 mayo 2014 / Publicado enENTENDER LA PINTURA

Los inicios de la cultura CRETENSE o MINOICA son entre el 3.000 o el  2.700 a.C. y acaba hacia el 1.200 o 1.100 a.C. cuando fueron conquistados por los Griegos.

La isla de Creta tiene una relación con todos los países orientales por tener la primera gran flota que se registra en la historia; gracias a la cual se convirtió en una gran potencia comercial y sometía a vasallaje a las ciudades saqueadas.

En la isla de Creta poseen una base agraria, pero debido a su gran flota había un intenso comercio marítimo con las culturas de la Edad de Bronce de Egipto y Mesopotamia, y  también con pueblos de Anatolia y Europa.

Intercambian aceite, vino y ganado por legumbres, cereales y tejidos.

La religión Griega está muy influenciada ya que Zeus nace en Creta, según la Mitología.

 

PINTURA PREHELÉNICA

MAPA

MAPA

La pintura evolucionó desde el Neolítico con influencias  de las gentes llegadas de Egipto o de Asia Anterior.

Los Cretenses empiezan a preocuparse por la composición, el ritmo y las proporciones y por todo ello se convierte la pintura en una manifestación muy delicada, bella y estilizada.

Su mayor esplendor es hacia el año 1.550 y 1.450 a.C.

En la pintura al fresco, realizada sobre el muro, se destacaba el estuco con el que imitaban los efectos de la madera y del mármol.

Pintan con colores vivos, planos y sin matices, con minerales disueltos en agua.

Su gama de colores era reducida con predominio del azul, verde, blanco, negro y ocre.

La pintura era bidimensional con temas humanos y  vitalistas que demuestran las ganas de vivir.

Aparece en las  pinturas el paisaje, animales (reales o no, con predominio de la fauna marina), temas humanos, rituales,  juegos…

Les gustan las formas onduladas que les proporcionan elegancia a las figuras.

Las personas aparecen con cuerpos jóvenes y ágiles: el hombre semidesnudo y vestido con un faldellín,  y la mujer con un  traje largo hasta los pies, con una falda de volantes y con corpiño  ceñido de gran escote y manga corta.

Llevan peinados muy vistosos y adornos.

FRESCOS MINOICOS

FRESCOS MINOICOS

La mujer se pinta con colores más claros que el hombre.

Los fondos son lisos, sin perspectiva.

La pintura Cretense deja de lado el sentido religioso y plasma a los dioses con la misma medida del hombre.

Empezó con la ley de frontalidad pero fue evolucionando y dándole volumen. Le dio un giro al cuerpo y empezó con las gradaciones de color.

Captan la psicología y la espontaneidad en los gestos y las expresiones.

Incorpora detalles geométricos como espirales, bucles, olas…

Pintan en las habitaciones, pasillo y otras estancias de los palacios y casas, no en las tumbas.

Realizan sus pinturas al Fresco en las paredes, entre el zócalo de alabastro o mármol policromo y el techo.

SALA DEL TRONO - KNOSSOS

SALA DEL TRONO – KNOSSOS

 

En el  1.700 al 1.450 a.C. reconstruyeron KNOSSOS, desarrollando una decoración pictórica al Fresco, convirtiéndola en  una de las más altas cimas del mundo antiguo.

Dominan la delicadeza en el dibujo, la estilización y el color. Pintan la naturaleza y las creencias religiosas.

 

“FRISO DE LOS GLIFOS”: Pintura mural de la Sala del Trono del Palacio de Cnossos. Creta, periodo Minoico II, hacia 1450≈1400 a. C.

En el centro de la habitación se encuentra el trono de mármol y está flanqueado por dos Glifos, uno a cada lado, como símbolo de protección; están adornados con unas líneas de nubes claras y seguidas formando una cenefa.

GLIFO

GLIFO

El suelo está enlosado.

Deja un comentario

SUBIR